Pozo de luz

Icono

De todo un poco y un poco de todo

Morir para vivir

En 1998, y tras beber un vaso de agua con cianuro, murió Ramón Sampedro. La historia del tetrapléjico gallego fue adaptada al cine por Alejandro Amenábar. “Mar Adentro”, nominada al Oscar como mejor película extranjera, reabrió el debate sobre la eutanasia. Personalmente creo en la libertad hasta tal punto que cada uno es dueño de su propia vida y de su propia muerte. Cada persona ha de tener la libertad para decidir sobre su existencia.
Decir que Sampedro no tenia derecho a morir es una aberración, porque ese hombre vivió la muerte en vida y la vida en la muerte.
¿Por qué nadie condena a la vida cuando esta te juega una putada como la que le jugó a Sampedro? ¿ Es que acaso no tenía derecho a defenderse de la vida con su propia muerte?. A mi juicio Ramón Sampedro, se suicidó para poder vivir, y eso es algo que solo debe saber quien se encuentra en una situación similar. Es por ello que creo que no somos nadie para juzgarle con las leyes de los hombres y menos con la ley de Dios.
Dejemos pues de hacer conjeturas y propugnemos que el derecho a elegir sobre nuestra propia vida, que a fin de cuentas es lo único que en realidad nos pertenece.
Todo en la vida, todo, es una cuestión de libertad, incluso la muerte.

Anuncios

Archivado en: personal

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

twitter

View my FriendFeed

Wakoopa 2

Software tracking

Me visitan

Sigue esta campaña

Add to Technorati Favorites

Delicious

Top Clicks

  • Ninguna
A %d blogueros les gusta esto: