Pozo de luz

Icono

De todo un poco y un poco de todo

Chet Baker y la Lluvia

No puedo evitar escuchar a Chet Baker cuando llueve. Tras su aterciopelada trompeta, elegante y sobria, tras su mandibula destrozada por un camello en su última época, se esconde el alma del Jazz que me gusta, que me releja y me hace mejor persona, algo que no comparten los hijos de puta de mis enemigos. Pero esos, mal llamado Némesis se diluyen en cada nota de Baker y en cada gota del agua que cae ahora mismo, para aunar en mi alma un sentimiento de confort que solo quien conoce la historia de este hombre. De Baker aprendemos que la dulzura de su trompeta solo puede nacer del sufrimiento y el terciopelo de su voz de la inquebrantable vocación de dar a los demás algo que en su vida no supo darse a sí mismo.

Tan solo una cosa: Escuchad My Funny Valentine, un día de lluvia abrazado a la persona que amais. Es un lujo que te demuestra que de existir Dios, sería músico.

Tio, eres de lo mejor.

Anuncios

Archivado en: Uncategorized

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

twitter

View my FriendFeed

Wakoopa 2

Software tracking

Me visitan

Sigue esta campaña

Add to Technorati Favorites

Delicious

Top Clicks

  • Ninguna
A %d blogueros les gusta esto: