Pozo de luz

Icono

De todo un poco y un poco de todo

La vida eterna como prisión

La vida eterna como prisión es lo que desearía a Christian Von Wernich, un sacerdote que ha sido codenado a cadena perpetua en Argentina por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar (1976-1983).

La vida eterna como prisión es lo que desearía si de verdad creyera en ella, a este Gentleman de la muerte, vestido de negro y con impúdicas ansias de matar y ver morir, a este clérigo ávido de sangre y con cáncer en el alma cuyo mayor placer en la vida ha sido dar los últimos sacramentos vestidito como para ir de misa, dentro de un plan criminal como fue la dictadura en Argentina.

¿Sinceramente, hijo de Dios, en que pensabas?… ¿en que hay que comulgar con ruedas de molino con tus ideas?, ¿en que era normal que los cuerpos de quienes no piensen como tú acaben descuartizados tras el choque con el gélido oceano Atlántico?.

Con gente como tú se defiende el uso del condón y el aborto por si solo. Si tus padres hubieran tenido cabeza y durante el coito lo hubieran utilizado,  o tu madre hubiera abortado, en vez de matar a un embrión o al lince euroasiático o a su puta madre, hubiera salvado millones de vidas. Pero claro, esto en España nos importa un cojón y seguimos apoyando a una Iglesia encabezada por un Alemán de dudoso pasado que mira hacia un lado cuando le hablan de la pedofilia dentro de sus filas,  se le pone dura dándole un cargo a un colega tuyo que negaba el holocausto y por si fuera poco mira a los ojos a gente como tú llamandolos hijo mio. Claro que su antecesor hizo lo propio con Pinochet cuando le dió aquel sonoro abrazo.

Dadme una sola razón para creer en una iglesia como la actual, una sola que me convenza y empezaré a ir a sus misas para llorar por los que ya no es están por culpa de sacerdotes como este. Mientras, no entraré a un templo que no condena estos actos, a una religión que los ampara y no querré nada más que abrazar a los padres de quienes ya no están , a sus hijos , a sus nietos y de paso escupir a la cara a la señora Bonafini, por confundir a ETA con una ONG.

Y os juro por mis creencias, que esto no tiene que ver nada con la izquierda o la derecha, solo con la humanidad.

Venga, a mirar al cielo en España, no os vaya a llover en las procesiones, lo demás no importa.

Solo eso, felicidades Argentina por tener cojones de juzgar lo que aquí no tenemos.

Anuncios

Archivado en: Periodismo, personal

2 Responses

  1. arol dice:

    y aun hay tantos HDP libres y otros que se disfrazaron de humanos para acomordarse a los momentos donde no se mata.
    No todos eran malos. Había muchos de estos que presenciaban las torturas en los centro clandestinos de detención, bendecían a los borrachos que mandaban a niños a las Malvinas o rezaban por el bienestar de los militares que participaban en la “guerra antisubversiva”; pero había otros que, por sus ideales fueron exterminados como los curas palotinos o el padre Angelelli. De ellos nos queda solamente el recuerdo, por fortuna a algunos nos queda el recuerdo.

    Saludos

  2. jacinperez dice:

    Gracias Arol, Tu comentario siempre es una lección para mí.
    Claro que los hay buenos, pero no están, esa es la desgracia.
    Nos vemos Teitter.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

twitter

View my FriendFeed

Wakoopa 2

Software tracking

Me visitan

Sigue esta campaña

Add to Technorati Favorites

Delicious

Top Clicks

  • Ninguna
A %d blogueros les gusta esto: