Pozo de luz

Icono

De todo un poco y un poco de todo

El Niño Raro


Aquel niño tenía extrañas manías.
Siempre jugábamos a que él era un generalque fusilaba a todos sus prisioneros.
Recuerdo aquella vez que me echó al estanque porque jugábamos a que yo era un pez colorado.
Qué viva fantasía la de sus juegos.

Él era el lobo, el padre que pega, el león, el hombre del largo cuchillo.
Inventó el juego de los tranvías, y yo era el niño a quien pasaban por encima las ruedas.
Mucho tiempo después supimos que, detrás de unas tapias lejanas, miraba a todos con ojos extraños.

Vicente Aleixandre.

Anuncios

Archivado en: Literatura

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

twitter

View my FriendFeed

Wakoopa 2

Software tracking

Me visitan

Sigue esta campaña

Add to Technorati Favorites

Delicious

Top Clicks

  • Ninguna
A %d blogueros les gusta esto: