Pozo de luz

Icono

De todo un poco y un poco de todo

El olvido del periodista

Estoy esperando que mi mujer me recoja para comer. Hoy he salido un poco antes y sentado en una escalera observo sin que me vea a Pepe Escarcena, el decano de los periodistas de la costa del Sol. Este hombre es historia viva de Estepona. Se forjó en el oficio, que no la profesión, de periodista, hace más de cincuenta años. Bajo su sempiterna gorra se esconde un cerebro, que si bien el tiempo deteriora, ha atesorado el arte de contar lo que ha ocurrido en este municipio durante tantos años.

Pepe tiene un saludo: ¿Qué pasa camarada? y luego una despedida: “Un Cigarrito para luego”, el cigarro en cuestión no es más ni menos que un caramelo, el caramelo que Pepe da a su gente.

La labor de este hombre ha pasado de ser de periodista a historiador, porque un periodista de dilatada carrera se puede considerar que ha hecho historia, que la ha escrito y la ha interpretado lo más objetivamente posible para trasladarla a sus lectores.

Hoy por hoy, la información está más mediatizada, los avances tecnológicos hacen que las noticias sean elaboradas menos profusamente, con otro estilo que es más directo y menos descriptivo o narrativo.

En nuestro caso, digan lo que digan mis compañeros tenemos un 2 por ciento de creatividad frente a un 98 por ciento de plantilla, porque, hacer una noticia de una junta de gobierno, una comisión gestora o simplemente un pleno, no da para más , como tampoco da para más el cansancio que supone repetir 1.000 veces la misma historia. Porque los primeros periodistas sin título fueron personas como Heródoto, que tras sus contactos con “los otros”, como Diría Kapucinski, han creado entre todos  sin quererlo un oficio llamado periodismo.

Yo por eso admiro a Pepe. Hizo periodismo y de él un oficio que envidio. Tan solo espero que alguien hable alguna vez así de mí en mi puta vida.

Tan solo me duele como lo tratan algunos. Es un viejo gruñón si, pero me duele ver como le dan de lado porque pueda parecer pesado cuando hemos bebido tanto de su sabiduría y tantos cigarritos nos ha hecho fumar en forma de sus caramelos.

Es historia viva de nuestra tierra, de nuestro oficio.

Anuncios

Archivado en: Periodismo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

twitter

View my FriendFeed

Wakoopa 2

Software tracking

Me visitan

Sigue esta campaña

Add to Technorati Favorites

Delicious

Top Clicks

  • Ninguna
A %d blogueros les gusta esto: