Pozo de luz

Icono

De todo un poco y un poco de todo

Una de periodistas (tipos de periodistas y tipos de políticos)

Escribe José Yoldi en un artículo de El País que “Uno de los principios que mejor refleja la naturaleza humana es ese que dice: “El hombre que sonríe cuando las cosas van mal, es que ya ha encontrado a quién echarle la culpa”.

Yo he visto muchos hombre sonreir cuando las cosas van mal, en parte porque saben el lugar exacto donde hiede, y en parte también porque el lleva parte de ese hedor consigo, puesto que saca tajada del tema.
Es evidente que hablo de la relación entre políticos y periodistas:de los primeros solo he conocido a dos clases (al que pillan y el que se salva), ambos tienen en común una fidelidad extrema por las siglas de sus partidos hasta que las siglas les caen encima como losas cuando se encuentran acorralados. Es un hecho que la disciplina de partido es como el voto de castidad, como la obediencia en el ejercito… pero con sus matices, puesto que muchos la emplean en beneficio propio, no hay castidad que se aguante y la obediencia debida ya no es ley.

Por el otro lado estamos los periodistas. sempiterno colectivo divivido entre egos y despachos cuando hay dinero y unidos en la desgracia y el dolor cuando las cosas se nos ponen duras. Claro que en la bonanza todos queremos lo nuestro pero en crisis apelamos al compañerismo.

Después de muchos años en este oficio, dejo lo de profesión para los titulados en universidades públicas o en las privadas, he conocido varias clases de periodistas:

1.- El intruso: que como yo vengo a dar lecciones de todos mis errores y analizo sin tabú lo que pienso de lo que veo. Estoy tan sujeto como los demás pero un punto de locura me hace opinar. Generalmente llegamos más allá de los cuarenta  quemados y no por el sol, sino por la realidad en la que vivimos y de la que participamos como un engranaje del sistema.

2.- El intruso digno: el ego les puede y solo hablan de dignidad, como si la conocieran. Suelen ser más artistas de la pista que escribidores y entran dentro del engranaje con supuesto glamour…

2.- El titulado ambivalente : que habiendo pasado por sus años en la universidad hace lo mismo que yo, pero con la palabra dignidad en la  boca y con una estremecedora capacidad de negociar en los depachos políticos digna del mejor diplomático del mundo. En tiempo de bonanza ganan, en tiempos de crisis también.

3.- El periodista: titulado mal pagado que hace un trabajo digno y sabe lo que hace y hasta cuando se la puede jugar. Hay más de los que parece y menos de los que hacen falta. Existen en todos los medios y los considero maestros y dignos de admiración.

4.- El forsale: Tipo de periodista, generalmente opinólogo cuya única obsesión es , previo pago, un cargo dentro de un partido, ayuntamiento, mancomunidad, diputación, gobierno autonómico, o Central.

5.- El mediatico: Nació para los medios y en los medios se siente como pez en el agua. Es capaz de defender lo indefendible con tal de que el partido al que representa sin pudor pero con una fina capa de maquillaje periodistico le de una palmadita en la espalda, un sobre o una estancia en cursos para dar charlas éticas acerca del periodismo, eso si, previo pago.

6.- El Yo no he sido: Estos dicen ser periodistas y escriben libros, pero el fin primero y último es ser gestores y montar negocios alrededor de lo público. Se unen a un partido y sacan de él puestos en organismos, aunque nunca militan en ellos, son independientes y montan un chiringuito financiero cuya pista es casi invisible.

7.- el extorsionador: da lecciones de ética amparado en una especie de mafia especuladora de la que intentan sacar tajada filtrando, publicando o acallando noticias según le venga bien a los intereses de sus señoritos.

8.-El viejo periodista, entrañable que te cuenta sus batallas. Que hace que recuerdes que esto es un oficio y que los cínicos no valen para él. Merecen la pena con el tipo cuatro de periodistas que he definido. Muchos de ellos han caido por el camino, o están encarcelados, fusilados, acallados, luchan por algo que no lograrán pero luchan. Son “el viejo periodista”, no por edad, sino por convicción de que en este oficio la libertad de expresión es una utopía y nada mejor que morir por una idea… yo no tengo cojones.

Yo soy del tipo 1, mis aspiraciones son seguir como estoy, pero desarrollandome e intentando comprender por qué y de qué va esto.

No pretendo con este post herir a nadie, solo es lo que me he encontrado a lo largo de estos años… si al menos la experiencia no es un grado, que lo sea la edad.

¿Tú que tipo prefieres de periodista?

Anuncios

Archivado en: Periodismo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

twitter

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

View my FriendFeed

Wakoopa 2

Software tracking

Me visitan

Sigue esta campaña

Add to Technorati Favorites

Delicious

Top Clicks

  • Ninguna
A %d blogueros les gusta esto: