Pozo de luz

Icono

De todo un poco y un poco de todo

La desazón en un café

Pessoa se escudó en el personaje de Bernardo Soares de su imapagable “Libro del desasosiego” para de alguna manera verse reflejado en cada actitud, gesto y comportamiento que el escritor mantenía durante las horas que pasaba en los cafés de Lisboa observando a las personas en busca de historias, rasgos y personajes.

Los cinco sentidos se hacen entonces dueños de los relatos o las historias que contar: ese olor a colonia mezclada con café y tostadas que entraba por la ventana de mi ojo patio, señal inequívoca de que la hora de levantarse para ir al colegio se acercaba inexorablemente hiciera frio o calor. O bien ese olor rancio a mujer mayor que desprendía mi profesora de piano, Doña Simona Medina, en contraposición con el de mi abuela, que olía a manzanas, teniendo ambas la misma edad… no era el olor, sino el amor con el que miraba a la última.

Pero es con los años cuando uno, a base de hacerse con los rasgos de las personas de memoria, y comienza a forjar un fichero de caras cegándose ante la presencia humana, cerrando los ojos y negando a la vista a que nos de información de quien nos rodea, en contra de un sentido que he se me ha desarollado y noto a lo hora de sentarme en un café: el oído.

Mi mente se ha vuelto selectiva y actúo como una verdadera radio en busca de la conversación que me intersa, no por un interés morboso, sino porque esa historia me da pie a seguir contando o desarrollando otra historia. Y lo hago a ciegas, sin querer mirar a la persona que la cuenta, proque quiero que salga de mi imaginación sus rasgos, su forma de moverse, su comportamiento. Ds ella tan solo quiero su historia. Vampirizar su esencia para luego con la parte robada de su vida, crear una historia paralela que contar y disfrutarla…porque a fin de cuentas no me importa quien es…tan solo qué cuenta. Hace tanto que en un café veo a las personas sin caras…

Anuncios

Archivado en: Literatura, personal

One Response

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Pessoa se escudó en el personaje de Bernardo Soares de su imapagable “Libro del desasosiego” para de alguna manera verse reflejado en cada actitud, gesto y comportamiento que el escritor mantenía durante las horas que pasaba …..

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

twitter

View my FriendFeed

Wakoopa 2

Software tracking

Me visitan

Sigue esta campaña

Add to Technorati Favorites

Delicious

Top Clicks

  • Ninguna
A %d blogueros les gusta esto: