Pozo de luz

Icono

De todo un poco y un poco de todo

Fomentar la lectura reciclando

En Nueva York han puesto en marcha una iniciativa que si bien no es pionera, es una buena manera de fomentar la lectura entre aquellas personas que, o bien no tienen recursos para comprar libros, o no son lectores habituales, o quieren deshacerse de sus libros y no saben como.

La campaña se está llevando a cabo en el Metro de la Gran Manzana y consiste en que una serie de voluntarios que previamente han realizado una recogida de libros de personas que ya no los quieren, los ofrecen a los usuarios de este transporte público con el objeto de que puedan leerlos, eso sí, con la única condición de que una vez los hayan leídos, sean devueltos a unos buzones especiales con el fin de que sean reciclados y otras personas puedan tener la oportunidad de disfrutarlos.

De esta manera se fomenta la lectura de una manera muy natural y divertida, a la par que se establece no solo el hábito de leer, sino el respeto por el libro en sí, como medio físico de cultura, el cual muchas veces acaba en la basura como si fuera una lata de refresco, por decir algo.

Archivado en: Literatura

La desazón en un café

Pessoa se escudó en el personaje de Bernardo Soares de su imapagable “Libro del desasosiego” para de alguna manera verse reflejado en cada actitud, gesto y comportamiento que el escritor mantenía durante las horas que pasaba en los cafés de Lisboa observando a las personas en busca de historias, rasgos y personajes.

Los cinco sentidos se hacen entonces dueños de los relatos o las historias que contar: ese olor a colonia mezclada con café y tostadas que entraba por la ventana de mi ojo patio, señal inequívoca de que la hora de levantarse para ir al colegio se acercaba inexorablemente hiciera frio o calor. O bien ese olor rancio a mujer mayor que desprendía mi profesora de piano, Doña Simona Medina, en contraposición con el de mi abuela, que olía a manzanas, teniendo ambas la misma edad… no era el olor, sino el amor con el que miraba a la última.

Pero es con los años cuando uno, a base de hacerse con los rasgos de las personas de memoria, y comienza a forjar un fichero de caras cegándose ante la presencia humana, cerrando los ojos y negando a la vista a que nos de información de quien nos rodea, en contra de un sentido que he se me ha desarollado y noto a lo hora de sentarme en un café: el oído.

Mi mente se ha vuelto selectiva y actúo como una verdadera radio en busca de la conversación que me intersa, no por un interés morboso, sino porque esa historia me da pie a seguir contando o desarrollando otra historia. Y lo hago a ciegas, sin querer mirar a la persona que la cuenta, proque quiero que salga de mi imaginación sus rasgos, su forma de moverse, su comportamiento. Ds ella tan solo quiero su historia. Vampirizar su esencia para luego con la parte robada de su vida, crear una historia paralela que contar y disfrutarla…porque a fin de cuentas no me importa quien es…tan solo qué cuenta. Hace tanto que en un café veo a las personas sin caras…

Archivado en: Literatura, personal

Muere Benedetti

Cartel  de http://amoryunidad.com.mx

Archivado en: Literatura

Currículum (homenaje a Benedetti 1)

El cuento es muy sencillo
usted nace
contempla atribulado
el rojo azul del cielo
el pájaro que emigra
el torpe escarabajo
que su zapato aplastará
valiente

usted sufre
reclama por comida
y por costumbre
por obligación
llora limpio de culpas
extenuado
hasta que el sueño lo descalifica

usted ama
se transfigura y ama
por una eternidad tan provisoria
que hasta el orgullo se le vuelve tierno
y el corazón profético
se convierte en escombros

usted aprende
y usa lo aprendido
para volverse lentamente sabio
para saber que al fin el mundo es esto
en su mejor momento una nostalgia
en su peor momento un desamparo
y siempre siempre
un lío

entonces
usted muere.

Archivado en: Literatura

Testamento de miercoles (homenaje a Benedetti 2)

Quiero aclarar que este testamento

no es el corriente colofón de vida

más bien se trata de un legado frágil

vigente sólo hacia el final de un día

digamos pues que lego para el jueves

las inquietudes que me puso el martes

cambiadas sólo un poco por los sueños

esa tristeza que es inevitable.

Lego una nube de mosquitos y una

computadora que no tiene pilas

y hasta mi soledad con la esperanza

de que mis legatarios no la admitan.

Lego al jueves cuatro remordimientos

lluvia que contemplo y no me moja

y el helecho ritual que me intimida

con la vieja elegancia de sus hojas.

Lego el crujido azul de mis bisagras

y una tajada de mi sombra leve

no toda porque un hombre sin su sombra

pierde el respeto de la buena gente.

Lego el pescuezo que he lavado como

para un jueves de horca o

y un talante que ignoro si es recato

o estupidez malsana o alegría.

Lego los arrabales de una idea

un tríptico de espejos que me hiere

el mar allá al alcance de la mano

la hiedra que abanica las paredes. Y

sólo ahora pienso que en mi árbol

en mis brumas sin rostroy en mi vino

me quedan por legar tantas historias

que alguna se me esconde en el olvido.

Así que por si acaso y por las dudas

y para no afligir a quien me herede

las dejo para otro testamento

Digamos el del viernes.

Archivado en: Literatura

Cuestiones de herencia

La mayoría de herederos que conozco son unos desagradecidos ávidos de coger el dinero o los derechos del finado, y hacer o deshacer a su antojo lo que les pida el cuerpo.

El caso más llamativo en el panorama literario actual es el de los herederos del escritor austríaco Thomas Bernhard, cuya última voluntad fue la prohibición de  cualquier nueva puesta en escena de sus obras y la publicación de su obra inédita en Austria.

Pues bien, sus herederos han hecho caso omiso de la última voluntad del escritor y desafiando a su memoria publicarán en Austria la obra de Bernhard, “Mein Preise” (mis premios) escrita en 1980.

Si señor, toda una falta de escrúpulos.

Archivado en: Literatura

El Niño Raro


Aquel niño tenía extrañas manías.
Siempre jugábamos a que él era un generalque fusilaba a todos sus prisioneros.
Recuerdo aquella vez que me echó al estanque porque jugábamos a que yo era un pez colorado.
Qué viva fantasía la de sus juegos.

Él era el lobo, el padre que pega, el león, el hombre del largo cuchillo.
Inventó el juego de los tranvías, y yo era el niño a quien pasaban por encima las ruedas.
Mucho tiempo después supimos que, detrás de unas tapias lejanas, miraba a todos con ojos extraños.

Vicente Aleixandre.

Archivado en: Literatura

Flipa con los Flipbooks

Redescubriendo algo que tengo en casa y que no sabía como se llamaba: los Flipbooks, que según la wikipedia son “Un folioscopio es un libro que contiene una serie de imágenes que varían gradualmente de una página a la siguiente, para que, cuando las páginas se pasen rápidamente, las imágenes parezcan animarse simulando un movimiento u otro cambio. Los flipbooks son ilustrados usualmente por niños, pero pueden estar también orientados a adultos y emplear una serie de animaciones”.
Tanto a mi mujer como a mí siempre nos ha alucinado esta forma primitiva de animación. Lo consideramos un arte con mayúsculas, algo arteanal que no deberíamos perder.
Gracias a Esquizopedia he encontrado esta web Flipbook.

Archivado en: Arte, Literatura

Después de días sin hablar

Roberto Saviano me da pena. Pena porque no sé si se ha metido en el lio en que se encuentra por inconsciente, por valiente o por notoriedad. Lo digo de verdad. En el primero de los casos lo entiendo perfectamente, cuando eres jóven, no dejas de ser un kamikaze y en nombre de unos ideales, que generalmente se tornan en cambiar lo establecido, lo putrefacto y lo malo, y te tiras de cabeza a la piscina (Por creerme que tenía libertad en artículos de opinión, tuve que dejar mi trabajo durante dos años y ejercer en otro medio de comunicación, en nombre de unas personas que se aprovecharon de mi vehemencia).

Luego la vida te enseña que ser valiente se puede llevar a límites insospechados en los que has de dar la cara, pero no ser tan tonto como para que te partan la cara.  Al final, cuando llegas a mi edad, o eres el Juez Garzón y te gusta más un flash que a un tonto dos palotes, o bien nadas y guardas la cama, sabiendo que la mierda reposa debajo de la alfombra y que no has de removerla, porque quienes la generan te están esperando y tú, lejos de chafar el negocio a nadie, quieres tranquilidad.

¿Cobardía?… puede, pero la cautela no ha matado a nadie y el cementerio está lleno de valientes… y, es que a uno no le va a estas alturas de la película ser el sicario de nadie, pero tampoco juez,  y si el guardian de las consecuencias que generamos.

Como dice Serrat, la vida te la dan pero no te la regalan.

Pero Sabiano, estoy contigo, yo no hubiera tenido pelotas de hacer la excelente labor que has realizado.

Archivado en: Literatura

Lo nuevo de Ray Loriga

A este escritor le tachan sus detractores de ser un pedante. Yo no lo juzgo como persona, no me importa como sea, lo juzgo como escritor y me gusta.

Loriga me parece un tipo honesto ,un “escrotor”, o sea que escribe lo que le sale de los cojones, lo cual está muy bien por que eso indica la fidelidad a su estilo. Su literatura ha sido y es dura y ácida, algo que se agradece.

Pero lo que más agradezco de Loriga fue el descubrimiento, mediante un articulo realmente magistral escrito en una revista que no recuerdo acerca de la muerte de Charles Bukowski, en la que el mismo autor del artículo reconocía haber llorado la muerte de nuestro amado Hank. (¿Alguien recuerda el nombre de esa gran revista, que era una maravilla, aunque duró poco tiempo en los quioscos?)

Para mi fue una revelación el artículo del que os he hablado, Loriga y sobretodo Bukowski.

Por vierto, leed la nueva novela de Ray Loriga, ‘Ya sólo habla de amor’ (Alfaguara), que sale a la venta el 8 de octubre.

Archivado en: Literatura

agosto 2017
L M X J V S D
« Dic    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

twitter

View my FriendFeed

Wakoopa 2

Software tracking

Me visitan

Sigue esta campaña

Add to Technorati Favorites

Delicious

Top Clicks

  • Ninguna