Pozo de luz

Icono

De todo un poco y un poco de todo

Un Día maravilloso, es un día sin furia

Uno de los mayores placeres que uno puede practicar sin bajarse los pantalones o sentarse a comer, es conocer el entorno. En mi caso llevaba años sin ir a Casares, es más creo que 5 años y no pasé de la entrada porque un concejal presentaba un libro o algo así y lo cubrí para televisión. Así pues Katty y yo aprovechando un día de trabajo hemos decidido compaginar ambas cosas y volver a este pueblo blanco de Andalucía donde  se respira paz y se come mejor, aunque no precisamente barato, pero si una cocina de mucha calidad, resaltando el cabrito, para quien lo pueda comer y como pescado, bordan el rape, os recomiendo “La Bodeguita de Enmedio”.

A los nacidos en este pueblo se les llama casareños o “Jopúos”, aunque este último término lo toleran poco.

Las calles de Casares te sumergen en pasajes dignos de Lorca, eso si, las mejores piernas de la provincia están en cada chico y chica del pueblo, por que todo es una continua cuesta.

El aparcamiento es gratuito, solo os diré que son 7 plantas y que puedes dejarlo todo el tiempo que quieras y además vigilado.

Ha sido un remanso de paz dentro de una semana guerrera, y lo mejor es que hemos pasado un día precioso en un lugar no menos precioso. Estamos sopesando irnos a vivir allí.

Anuncios

Archivado en: Viajes

Lo bueno y lo malo de Málaga

Venimos de Málaga. Da gusto ir por las calles del centro y tomarse un Té moruno con unas pastitas al lado de la Catedral ( os lo recomiendo). Tras esta parada árabe, fuimos a ver la exposición de Max Ernst en el Museo Picasso, donde pasamos un mal rato gracias a la mala educación de algunos de los guardas-guías-policías o “yonoséquecarajoson”, que con pinta de maton@s de las triadas japonesas, se nos acercó mientras mi mujer me explicaba las técnicas empleadas por Ernst en alguno de sus cuadros mientras señalando la obra en cuestión. Pues bien, la buena moza se acercó a nosotros acusándonos de tocar el cuadro, cosa incierta.  Se lo dijimos de buenas maneras algo que ella (la guardesa del calabozo) desconoce y siguió acusando. Bajamos de la segunda planta hasta la primera, y he aquí que la chica nos siguió (por si robabamos algo).  Entramos en la sala nueva y la pitbull le dijo algo a su superiora (todo ello, delante nuestro), tras esto se dirigió a otro empleado quien disimulando mal, se dirigió a nosotros mientras veiamos unas obras que estaban dentro de unos cristales de considerable grosor, y acusó a mi mujer de tocar el cristal. A partir de ahí todo hostigamiento, puesto que ya nos pusimos serios con el tema. En resumen, nos fuimos.

La exposición una maravilla. Lo que queda de Picasso en Málaga es el negocio de sus hijos, puesto que las obras buenas no están allí, y hay mucha morralla. Pero desde luego lo que no hay es educación por parte de algunos trabajadores del museo.

Por el contrario nos fuimos a cenar al restaurante del Centro de Arte Contemporáneo de Málaga. Alucinante cocina, un servicio exquisito y un precio justo. Es un sitio que recomiendo de verdad.

Por cierto que hay una librería en la calle Echegaray que es una delicia, Pequeñita, selecta e incluso con puestas en escena de sus productos. No recuerdo el nombre pero me gustó, aunque compré un libro de Hemingway en una librería de la Alameda, cuyo nombre tampoco recuerdo, pero que no tiene pérdida, es la única.

Lo de las librerías y mi ilusión es porque en Estepona solo se pueden comprar libros en las grandes superficies y ya sabéis que es lo que hay allí.

En resumen, han sido dos días muy gratos, la verdad. Nos encanta Málaga.

Archivado en: Viajes

Viaje a Ronda 2

La verdad que Ronda nos encanta. Tiene la capacidad de ser una ciudad mágica, con su Tajo, si, ese que véis en la foto. cuya altura no impresiona tanto como saber que el arquitecto que la diseñó, dicen que murió por intentar coger el sombrero que un mal viento, un mal día le voló ( Si no es así, la historia, ruego me lo hagais saber).
Ir de tópicos en esta ciudad es bonito. Comer en Pedro Romero , visitar la Plaza de Toros, tomarte un café en el parador de Ronda junto al Tajo… es una experiencia que recomiendo. Aunque a decir verdad, lo mejor de todo fue la visión de un calé vestido de Elvis con un radiocassete gigante escuchando canciones del Rey, paseando de un lado a otro de los jardines que circundan el Tajo. Lo juro.

Archivado en: Viajes

Viaje a Ronda 1

Tras la ventana de nuestra habitación está Ronda . Bueno, la verdad es que está a ocho Kilómetros, puesto que en este viaje nos hemos propuesto conocer un poquito de esta ciudad,solo un poquito. La verdadera excusa ha sido encontrar un lugar donde descansar el cuerpo a nuestra manera; y como no, la mente.
Hemos elegido un hotel llamado Molinodelarco . Se trata de un cortijo de más de 300 años que ha sido totalmente remodelado y sus dependencias originales, tales como establos, o pajareras, han sido transformadas en preciosa habitaciones a las que no les falta un detalle; bueno, uno si: la escobilla del water.
Nuestra habitación se llama “Perdigón”, es la numero diez y está situada en la planta baja del ala derecha del hotel. Tiene una distribución magnífica, puesto que entras, a mano derecha encuentras un armario vestidor en el que te puedes cambiar y esparcir tu ropa en esta ámplia estancia sin necesidad de dejarla repartida por toda la habitación, algo que los muy desordenados como yo, agradecemos efusivamente.
Sigues por el pasillo y tras bajar dos escalones, entras al dormitorio, amplio, con dos camas de cuerpo y medio juntas un galan de noche que tendrá más de cien años, pero que es bellísimo porque conserva su belleza original. A mano derecha del dormitorio se encuentra el cuarto de baño, con una potente ducha, como es de ley en cualquier hotel que se precie. Es ámplio pero le falta la escobilla del water, algo que me ha creado situaciones escatológias peculiares en pos de mantener la taza limpia entre las actuaciones del servicio de limpieza.
A la izquierda del dormitorio se haya una sala de estar en la que hay una mesa de madera, al estilo de los antiguos escritorios, situada en la pared derecha, lugar donde estoy escribiendo con mi portatil en este momento. El hotel dispone de Wifi, algo que se agradece. En el salón también hay un sillón comodísimo, una mesa central, un sofá incomodo y una televisión pequeña que se agradece.
Las noches en el hotel son mágicas, duermes como un lirón careto, acompañado por el relajante ruido de dos piscinas cuyos chorros de agua hacen que uno piense que está en la Alhambra, por ese ruido tan sutil y relajante que tan inteligentemente supieron los árabes aprovechar…

Archivado en: Viajes

octubre 2017
L M X J V S D
« Dic    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

twitter

View my FriendFeed

Wakoopa 2

Software tracking

Me visitan

Sigue esta campaña

Add to Technorati Favorites

Delicious

Top Clicks

  • Ninguna